Cuando nos toca competir, quizás a veces no pensamos en el esfuerzo de quienes nos acompañan. Al menos de aquellos que están con nosotros como si corrieran, levantarse a horas intempestivas o no echarse, desayunar a la misma hora, acompañarnos hasta el pistoletazo de salida, pasar el día de un lado a otro para vernos en algún momento, seguimiento online si lo hay, y como no … esperarnos en meta da igual la hora que sea. ¡Si, todo esto para una carrera! Muchas veces ni comes, por estar tan pendiente de todo, el tiempo se pasa y no nos damos cuenta.

Por fortuna, mi marido y yo nos complementamos. Unas veces corre uno y otras otro, cada uno con sus “retos” y a veces coincidimos. Sin duda, es más duro ser acompañante que correr.

Este año las Ultra Trails de acompañante han valido como todas las carreras que me tocaba a mi competir, jejeje. No por nada sino, porque eran días enteros NON STOP, pero esperar a alguien que lleva 26 horas corriendo y te sonríe no tiene precio. Lo volvería hacer una y mil veces más. ¡Y si en la segunda ultra que corre te devuelve 30 min más del margen que le has dado, ya es la leche!  Enhorabuena Rubenzete, y el power que tienes que todavía no has sacado. Te admiro cuando me acompañas todo el día en las carreras, pero te admiro por tus retos este año que has conseguido sin perder en ningún momento tu sentido del humor. Y los momentos buenos que nos quedan.

Dicho esto, si a ser acompañante, sumas el que has ayudado a alguien a conseguir su reto, y no digo entrenarlo porque para eso hay que saber y a mi aún me falta mucho, se convierte en un día de estrés. Así fue la Ultra Trail Guara Somontano (UTGS) el pasado 7 de Octubre, muchos participantes, muchas caras conocidas, pero en el seguimiento online 2 estrellas marcadas Rubenzete y Jesús.

UTGS, días largo que comienza a las 4 de la mañana para desayunar (la salida empieza las 6:00 de la mañana) y en el caso de Jesus acabo a las 4 de la madrugada del día siguiente, pero siendo finisher. ¡Enhorabuena Jesús! El año que viene con un poquito más de tiempo conseguirás lo que te traes entre manos seguro y mejor de lo que piensas.

Pero volviendo al tema, cuando ayudas a alguien a conseguir un objetivo, la cosa cambia, estas pendiente más ratos de los puntos de control, de los mensajes que todo va bien, claro está que aquí además cuando sumas dos corredores en la prueba de los que estar pendiente, la cosa se complica, y más cuando la otra parte es tu marido, con lo cual no das abasto al final.

¡Pero es cierto que cuando ayudas a alguien, te entra un acojone de si la habrás cagado planificando, si te habrás pasado, si no habrás llegado… un mundo difícil! ¡Ahora entiendo el que cuando metes un “extra” en tu planificación, tu Trainner se puede mosquear… lo siento! Ahora estoy aprendiendo más todavía, aunque sea un “matojo de nervios” difícil de estarse quieta.

Estar al otro lado, es más duro que correr, pero enseña. Estar al otro lado, y aquí como no como acompañante sino como “ayudante de objetivos” enseña aún más, y sin duda es muy gratificante.

Este año estoy aprendiendo mucho como pupila, pero también intentando ponerme al otro lado. Y lo que me queda en los dos lados.

Ahora queda a mi llegar a meta, 22 de Octubre, Campeonato España LD en Ibiza, última prueba del calendario. He disfrutado del camino, pero espero poder hacerlo bien, y devolver todo lo que he recibido para llegar hasta el final.