En estos últimos fines de semana de descanso sin competiciones, aprovechando las vacaciones nos pusimos camino del Pirineo.  Un poco de desintoxicación, y disfrutando de otra de mis pasiones, la montaña. La tenía un poco olvidada y tenía un mono que para que.  Así que pusimos rumbo a Benasque a “nuestra oficina”, donde pasamos un puente de Noviembre buenísimo con un par de amigos a los que engañamos para subir hacer algún ibón.

Esta vez era una ruta de zapatilla trail, y bien a gusto, porque cuando las piernas no te pesan un par de kilos más en la bajada, que bien están al día siguiente. Aunque alguno diga que me estoy volviendo muy fina!! Jajaja. Mucho mejor este tipo de rutas con botas treking de caña baja y más blanda o zapatillas de Trail, y un Camelback donde sobra para lo imprescindible. Sin hacer publicidad, pero las Cascadia 10 van de lujo y el Camelback Salomon de las mejores inversiones.

¿Y donde esta el Ibon de Montidiego? Pues donde Cristo perdió las zapatillas. Dudábamos ya hasta de su existencia.

Ubicado en Benasque un poquito más arriba de los de Batisielles, camino de Estós y cogiendo un “sendero” por llamarlo de alguna forma sin señalizar ladera arriba. De aquí en adelante todo por intuición o gps. Un camino entretenido porque desde que cogimos el desvío, (por supuesto con gps en mano porque la entrada está sin señalizar) no paramos de saltar ramas, inventarnos el sendero, confundirnos seguramente 20 veces y dudar hasta las 3 horas de pateada donde empezamos a tener claro que aquello llevaba algún sitio.

GOPR1556_

Cuando aparecía un “mojo”, pensábamos los 3 que íbamos detrás (Alba, Christian y yo) que era Rubén el que los ponía. Aparecían de ciento a viento, y era difícil de seguir. Hasta que llegamos a la última pedrera y ahí estaba claro que tenía que haber un ibón, tras 3h 50min ( probablemente bien señalizado se le puede rascar media hora)

Hacía fresquete y hasta el ibón estaba helado, pero mereció la pena la subida. Así que “piscolabis” y para abajo.

De ruta de vuelta más de lo mismo, imaginación al poder. Para muestra el track que veis, no hicimos la subida y la bajada por el mismo sitio.

Espero que no pasen 20 años para que la gente vuelva a subir a este ibón que para muchos del propio valle era desconocido y que se marquen estos caminos bien y no sólo las rutas que interesan.

Montidiego es un ibón quizá de mayor dificultad por el desnivel (casi 1400 positivos) que el resto, pero sería un pena dejar perder del todo estos caminos.

Sirva como nota que pusimos más mojos a la bajada para dejar algo señalizado por si a alguien se le ocurre volver a subir.
Y como decíamos cuando éramos “montañeros” Salud y montaña amig@s!

Descargar